COMUNICADO DE LA COMUNIDAD ATACAMEÑOS DEL ALTIPLANO

El día viernes 28 de agosto se ha dado a conocer un caso positivo de COVID-19 en la empresa minera Galaxy que trabaja, sin consentimiento de nuestra comunidad, en nuestro territorio en el salar del Hombre Muerto, Antofagasta de la Sierra, Catamarca. El sábado 29 anunciaron desde la minera Tincalayu (ubicada también en el Salar) el fallecimiento de un obrero por COVID19 y el contagio de otros trabajadores.

Desde que se dieron a conocer estos casos de contagio por la actividad minera en nuestro territorio, las autoridades municipales han intentado defender la actividad extractiva culpando de los contagios a los comuneros, tratando de quitarle responsabilidad a las empresas. Tenemos conocimiento de que las empresas Galaxy, Livent y Posco no cumplen con los protocolos de seguridad como debería ser y no se realiza la totalidad de los hisopados correspondientes. Desde nuestra comunidad hemos exigido desde el comienzo de la pandemia que se frene la actividad minera por su gran flujo de trabajadores de otros lugares y además por ser ésta una actividad NO ESENCIAL para la vida. En respuesta a nuestro pedido no sólo se continuó con la actividad, sino que el gobierno provincial ha profundizado con el modelo extractivo entregando -en medio de una pandemia- más autorizaciones de extracción de agua de nuestro río donde vivimos (el río Los Patos).
Hoy tenemos una situación muy grave en nuestra comunidad ya que ha entrado el virus y el sistema de salud catamarqueño nunca llegó a nuestro territorio, dejando en manos de la misma empresa los protocolos de seguridad. Una empresa que manipula la información y un Estado que sólo llega en forma de fuerza de seguridad, ya que hoy tenemos nuestra comunidad vigilada por la policía para que no salgamos de nuestras casas mientras que el foco infeccioso (que es la minería) continúa con sus actividades poniendo en riesgo la vida de nuestros comuneros.

Exigimos que se pare con la minería, que respeten nuestro territorio, somos los dueños ancestrales del salar del Hombre Muerto y están poniendo en riesgo nuestra vida constantemente: nos roban el agua, nos secan el río, nos matan los animales, nos envenenan con químicos y ahora nos traen el COVID-19 a nuestra comunidad.

PAREN LA MINERÍA YA!

Otra vez nuestras vidas en peligro

La comunidad de Atacameños del Altiplano denuncia al gobierno y las empresas ante la detección de un caso de Covid-19 en la empresa Galaxy en Antofagasta.

Desde que inicio la pandemia, desde PUCARA tratamos de visibilizar el peligro que significa la Actividad Minera en esta época y por ello lanzamos una campaña para que se declare que:

LA MINERÍA NO ES ACTIVIDAD ESENCIAL.

HOY, insistimos una vez. Por eso te invitamos a que te sumes, firmes, difundas y colabores para cuidar la vida.

¿QUÉ TIENE DE ESENCIAL LA MINERÍA?

Si algo nos ha hecho reflexionar el Covid-19 es acerca de lo esencial en la vida. Ante la pregunta “¿Qué consideras esencial en tu vida?” varixs responderían casi automáticamente: la #salud. “Sin salud no hay nada”. Tal vez otres dirían: “los afectos”. Si algo se extraña son los abrazos, los encuentros, las risas compartidas.

Cada vez somos más lxs que recuperamos la conciencia que no podemos ser sin los otros. La humanidad entera empieza a reconocer esa trama de la vida que une todo lo viviente y, sin la cual, no sólo no vivimos; ni siquiera sobrevivimos. La vida se torna demasiado gris al estar privados de nuestros afectos. Por eso, quienes más sufren son aquellos a los que la pandemia y el aislamiento les ha arrebatado el contacto con sus seres queridos. Es que nosotrxs somos las relaciones que nos constituyen.

El Covid-19 nos ha obligado a pensar de forma profunda las formas de producción y reproducción que hacen posible la vida. Esa vinculación de todo lo viviente, donde lo humano y lo no humano forman parte de un eco-sistema complejo cuya interconexión se ha evidenciado con toda su fuerza a través de esta pandemia global.

Las respuestas de los gobiernos ante esta pandemia han sido, a lo largo y ancho del planeta, de lo más diversas. Pero a la hora de disponer la cuarentena o las medidas de aislamiento social obligatorio, casi todos los mandatarios de países donde existen emprendimientos megamineros han decretado que esta es una actividad “esencial” y, por lo tanto, exenta de las restricciones y prohibiciones impuestas para otras actividades económicas, sociales, culturales, etc.

En este punto, nos preguntamos: ¿Qué tiene de esencial la megamineria? ¿Puede ser considerada “esencial” una actividad básicamente extractiva y destructiva? ¿Esencial para qué y para quiénes? Estas preguntas resuenan con más fuerza hoy, cuando ya conocemos que en gran parte de los pueblos donde existe megamineria, el virus ha ingresado a través de estos trabajadores, generando un gran número de contagios y de muertes. Basta con mirar lo que ocurre en el norte de Chile o en el Perú, en incluso en algunas de nuestras provincias como Jujuy, en donde el virus ha ingresado a través del flujo constante de trabajadores y empresarios mineros.

El #virus aparece como un llamado de atención sobre el modelo de vida que llevamos a nivel global. Si los gobiernos pretenden cuidar a la población deben suspenden estas actividades altamente destructivas. Sería más oportuno y pertinente declarar “esencial” actividades productivas amigables y respetuosas del #ambiente. Sería adecuado apoyar a los pequeños productores agrícolas en lugar de brindar grandes subsidios a empresas agroexportadoras. Sería pertinente apoyar a hilanderas y pastores de la puna en lugar de habilitar y fomentar la mega minería de litio.

Quienes defendemos y reivindicamos el cuidado de la vida en todas sus formas, sentimos que el COVID-19 nos obliga a redoblar los esfuerzos por alcanzar un cambio radical. Una transformación completa de las formas de producción y de relación entre los seres, que prioricen el respeto y cuidado de la tierra, de la que formamos parte.

Por eso decimos que la megamineria NO es esencial. Por el contrario, allí donde llega la minería transnacional se secan ríos, saberes y personas. Se muere la vida. Sólo queda basura y muerte. Los ejemplos son innumerables. Por eso pedimos la megamineria deje de ser considerada actividad esencial en este tiempo de pandemia. No queremos a las empresas en nuestros territorios y exigimos que se garantice el derecho a la vida y a la salud integral de nuestros pueblos.

Esencial es el #agua para la vida. Esencial es la salud de todxs 💧

EL AGUA VALE MÁS QUE EL LITIO!

FUERA MINERAS DE NUESTROS TERRITORIOS

LA MINERÍA NO ES ESENCIA!