Crónica desde Andalgalá en días de represión

1. Los escudos

Son casi las nueve de la noche del domingo. Hace una hora volvimos de Andalgalá. Salimos desde la ciudad el sábado al mediodía, con el tiempo justo para llegar allá, tomar unos mates en Chaquiago, abrazarnos con lxs compas, y arrancar a la plaza 9 de julio para la Caminata por la vida N° 640. Como nos imaginábamos, no fuimos los únicos en viajar para sumarnos a la caminata. De Belén, de Santa María, de Tucumán, de Poman, de Londres, de Ancasti, de la Rioja, también se vinieron. Así pasa cada vez que el gobierno represor @gobcatamarca, vuelve a querer callar al pueblo de Andalgalá, cada vez que la empresa @YamanaGold insiste en su proyecto a través de la violencia.

Todos vamos llegando de a poco, pero la Caminata no comienza hasta que llegan los vecinos de Choya. Esos vecinxs que hasta hace unos meses jamás hubiesen imaginado que su pueblo iba a estar en los titulares de todos los medios locales y nacionales; lxs vecinxs que tampoco sabían lo que es un ataque de la policía, lo que es una bala de goma golpeando el cuerpo, el olor de la pólvora, los gritos y las corridas; y al otro día, las citaciones judiciales, el hostigamiento de los patrulleros, los fiscales cobardes asechando a la distancia. Vecinos y vecinas, que conocieron en una semana, toda esa violencia junta. Por eso son los más esperados, los más aplaudidos en la plaza, los más abrazados. También por eso, son los primeros en tener la palabra.

Vecinas de Choya en la Caminta por la vida 640 – 7-05-2022

Son tres las vecinas que suben los dos escalones de la plaza y se ponen de frente a una calle repleta de gente. Mientras dos sostienen una bandera, otra agarra el micrófono. Con la voz firme nos cuenta eso que todos vimos en los videos. Se detiene especialmente para contar ese momento que nos estrujo el corazón, cuando Karina Orquera abre los brazos, y se planta, con las manos desnudas y la cara descubierta frente a 8 policías armados, y les grita esa frase que ya es inmortal, y que es otra de las frases que nos llena de coraje, de valor y de resistencia. Esas frases que nos vuelven poderosos, dignos, invencibles: Tengo un escudo más fuerte que el de ustedes. Esa frase, es también el escudo, su voz y su cuerpo son el escudo, la plaza llena de gente es parte del escudo, los 12 años de resistencia son el escudo, el bloqueo en el cerro es escudo, la asamblea el Algarrobo es escudo, la decisión inquebrantable de que Agua Rica se vaya, es el gran escudo que protege el agua, al Aconquija y a los choyanos.

2. La cuesta más larga de América del Sur

52 km tiene la cuesta que va hasta Minas Capillitas, hasta el campamento donde empieza Agua Rica. 52 km que los defensores del Cerro suben y bajan desde el 5 de abril para sostener un bloqueo que debe ser único en nuestra historia: a cuatro mil metros de altura, donde no hay señal de teléfono, donde no hay paredes para refugiarse del frio, y, sobre todo, donde no hay escapatoria cuando la policía sube con 30 efectivos y los vecinos son menos de 10. Pero las luchas, realmente, no se cuentan en números de individuos. Bien lo saben en estas tierras donde los números siempre fueron una desventaja, porque siempre son más los policías y gendarmes, siempre son más los funcionarios corruptos al servicio de la empresa, siempre son más los medios pagados, siempre son más los fiscales y jueces truchos. Siempre en los números nuestra lucha es desigual.

Vecinos de Choya de la Asamblea Aguas Claras (Foto Asamblea el Algarrobo)

Pero poco le importa eso a los choyanos, a los que vieron con sus propios ojos como la minería empieza a destruir sus ríos y cerros. Ellos saben que su fuerza no proviene de los números, proviene de su convicción en que son las mineras o son ellos, proviene de su amor por esas tierras en las que han vivido toda su vida. Y lo saben también, por los mensajes de los Cerros, como el del lunes 2, el día anterior a la represión. Ese día, relatan los vecinos, un gran guanaco se acercó al acampe de allá arriba. Los choyanos saben que los guanacos son huidizos, son tímidos, rara vez se dejan ver. Ante el mínimo ruido, se van cerro adentro. Pero esta vez fue distinto. El guanaco se acercó hasta los vecinos. Caminó lentamente de un lado al otro por delante de ellos y luego se fue despacio. Para los que estaban ahí, bajo el sol implacable y el viento que corta los labios, el mensaje fue claro: la pacha, también es parte del escudo de los choyanos. Por eso a ellos los protege y en cambio a los mineros los asusta, los persigue en la noche y en sus casillas. Ellos mismos lo dicen, medio por lo bajo, para que no escuchen los patrones. Pero entre vecinos no se mienten, los mineros andan con miedo por entre el cerro, saben que no son bienvenidos arriba, saben que el Aconquija esta de nuestro lado, y que él también se empieza a despertar contra la minera que lo quiere explotar.

Nevados del Aconquija. Cerro sagrado

3. El carnero y los cobardes

El otro que tiene miedo, es Raúl Jalil. El gobernador de las empresas, el que no puede pisar el pueblo de Andalgalá. Tiene miedo por lo que le cuentan los suyos. Los funcionarios que anduvieron dando vueltas. Los que estas semanas pasan rapidito y en silencio por Choya. Los que vienen con mentiras brillantes y se encuentran con verdades ásperas que los vecinos les plantean en la cara, decididos, informados, seguros. Vienen, y así como llegan pegan la vuelta para la capital.

Funcionarios del gobierno en Choya días antes de la represión

No hace falta que cuenten mucho, el carnero se entera todo por la cobardía en las miradas. Por eso manda a otro, y a otros, pero nunca viene él. Es que no tienen qué decir, comentan los vecinos, “si acá se ve clarito como están destruyendo el rio, qué va a poder decir”, repiten de casa en casa. Por eso manda gente de afuera, patotas privadas que vienen de Tucumán, fiscales nuevitos que no duran ni un día y ya están pidiendo el traslado. Y así como el carnero se esconde en su guarida, la empresa saca a la calle todo su arsenal, porque también se la ve fea. Ya no le alcanza con repartir sus miserias, ya no le alcanza con sus propagandas y promesas. La gente le desconfía, ellos cada vez más ricos, y acá todos cada vez más pobres. Por eso sacan la vajilla de fiesta, regalan motos, bicis, juguetes, hacen concursos, sobornan y compran, endulzan y reparten. Pero, así y todo, la bronca no afloja, los globos se desinflan y la tensión sigue ahí en el aire, inamovible. El encanto de la fiesta dura poco, la música se apaga, pero el murmullo de la bronca sigue latiendo en cada casa del pueblo, por eso a penas se hace de noche, tienen que volver a sacar a la policía.

4. El horno no está para bollos

En cada conversación se escucha lo mismo: estamos hartos, esto ya no va a ir para atrás, esto es a vida o muerte. Si no se van, no va haber paz, ni mañana, ni en los próximos diez años. Ya no importan las represiones, ya no importa “que nos vuelvan a cagar a palos”. Ya hubo una en 2010, y otra el año pasado, y otra esta semana. Y al principio se metían solo con los “referentes”, con los más conocidos. Y después empezaron a meter en cana a los jóvenes y las mujeres. Y ahora le empiezan a disparar a cualquiera, a vecinos que trabajan en sus campos y están ahí en sus casas, ya no se sabe que puede pasar. Ya no se aguanta más, y de acá la gente no se va a ir. Los de choya están hace mil años ahí, qué hay más catamarqueño que un choyano, se preguntan y se ríen. Pero la risa dura un segundo no más y después vuelven a trabar la cara: el horno no está para bollos. Dice una vecina que otra le contó que ya están desarmando La Alumbrera, parece que se llevan las máquinas grandes para otro lado, “ojalá se lleven todo a la mierda de una vez”, me dice mientras mira unos árboles hermosos en la plazoleta del barrio centenario.

La semana vuelve a comenzar. Mientras salga el sol mañana, los choyanos van a seguir allá arriba en el bloqueo, y las máquinas de la empresa también van seguir allá arriba en el cerro, pero los dos no pueden convivir, uno tiene que bajar. Y por si les quedan dudas, no van a ser los nuestros, no van a ser los defensores de Andalgalá.

Por Manuel Fontenla, para Asamblea Pucara.

Conversatorio: Ancestralidad y territorialidad

Conversatorio realizado en el marco de Proyecto Madre Agua.

Coordinan Luciana Fernandez y Verónica Gostissa

Exponen:

  • Lourdes Albornoz (Unión de Pueblos de la Nación Diaguita Tucumán)
  • Guillermina Guanco (Unión de Pueblos de la Nación Diaguita Catamarca)
  • Laura Roda (Antropóloga y docente UNCA)
  • Elizabeth Mamani (Atacameños del Altiplano)

CENSURA Y VIOLENCIA EN LA FALSA AUDIENCIA DE GALAXY

El viernes 19 de Noviembre se llevó a cabo la Audiencia Publica vinculada a la etapa de explotación del proyecto Sal de Vida de la empresa Galaxy, en el Salar del Hombre Muerto.

El evento fue la culminación de la farsa que representó el proceso de participación comunitaria, organizado en conjunto por la empresa y el estado provincial, en respuesta a los reiterados reclamos de las organizaciones socioambientales por el acceso a la información. Esta vez optaron por la táctica opuesta a la acostumbrada y organizaron una serie de charlas informativas, culminando con una supuesta Audiencia. Allí desplegaron todo su aparato y su capacidad de manipulación, jactándose de sustentabilidad y responsabilidad social, sin que la población en general y la Comunidad Originaria Atacameños del Altiplano en particular, tengan posibilidad de cuestionarlos. Es más, esta comunidad indígena viene reclamando el avasallamiento de sus derechos ya que los proyectos mineros avanzan sobre los territorios comunitarios ancestrales y exigen el cumplimiento del convenio 169 de la OIT, que establece la importancia de realizar previamente la Consulta Previa Libre e informada.

En vez de realizar la Audiencia en la villa de Antofagasta, cabecera departamental, donde habita la mayor parte de la población antofagasteña, la llevaron a cabo en la Ciénaga Redonda, a 4 horas de viaje, asegurando el transporte de todos los funcionarios y técnicos, además de vecinas y vecinos de distintos parajes cuyas voluntades fueron compradas previamente. Para asegurarse el apoyo de la población local, el día antes efectuaron la contratación de 20 personas (con contratos por tres meses!!!).

La Audiencia: las primeras tres horas fueron destinadas para que diferentes técnicos de la empresa expongan, en el escenario y con proyector, una serie de mentiras e impresiciones de forma absolutamente unilateral, sin lugar a preguntas ni cuestionamientos. Es importante destacar el despliegue de fuerzas de seguridad que hicieron acto de presencia ese día, intimidando a las y los comuneros, y respaldando la violencia y la censura que desplegaron los organizadores de la Audiencia, al no permitir el uso de la palabra y brindar solo cinco minutos por cada comunidad. Aseguraron realizar los máximos esfuerzos para reducir al mínimo los impactos ambientales, basándose en datos utilizados de manera tendenciosa, y omitiendo los aspectos más conflictivos. Específicamente sobre el tema del agua, que es la cuestión más sensible ya que la minería de litio utiliza millones de litros del fluido vital, desplegaron una estrategia discursiva muy específica: tratar de ocultar el uso. La salmuera, por ejemplo, siendo el recurso principal del que se extrae el litio, no es declarada como agua. Sin embargo cabe destacar que la salmuera está compuesta por un 72% de agua. Los técnicos de la empresa consideran que las reservas subterraneas de salmuera no tienen ninguna importancia para los ecosistemas locales, y no reconocen ningún impacto ambiental como consecuencia de la extracción y evaporación masiva.

Por otro lado, con respecto al agua dulce que pretenden extraer del rio Los Patos, evitan sistemáticamente nombrar las cosas por su nombre y utilizan eufemismos como “agua fresca” o “agua industrial”, omitiendo hacer proyecciones sobre las cantidades que se utilizarán a lo largo de los años que dure la explotación. Lo que es más grave aún: no se han realizado estudios integrales de la cuenca, con lo cuál no existen lineas de base para medir los impactos acumulativos que generará la implementación de los ocho proyectos mineros que avanzan sobre el Salar, de los cuales dos están en etapa de explotación: Fenix (Livent), que se encuentra en su etapa de ampliación, y Sal de Vida (Galaxy), estando este último en fase de explotación piloto. Como máxima expresión de la manipulación de la información, argumentan que el agua del río no es apta para consumo humano. Esta afirmación aparece como un intento por justificar el saqueo de los bienes comunes, y frente a la misma los comuneros aseguran que el agua del río Los Patos es la que han consumido desde siempre y además de ser para consumo humano constituye el sustento de la vida en la región.

#FueraMineraDeNuestrosTerritorios

#ElAguaValeMasQueElLitio

#BastaDeDictaduraMinera

Comunicado Atacameños del Altiplano

Sobre la Consulta y Audiencia Pública del Proyecto Sal de Vida de la empresa Galaxy en nuestro territorio. 30-10-2021

El día viernes 29 de octubre hemos participado de la primera “Charla técnica informativa”, organizada por el Ministerio de Minería donde la empresa Galaxy debía exponer sobre el tema “Proyecto, impactos y plan de medida”, de acuerdo a la información que se nos brindó.

La ministra Fernanda Ávila se acordó de informar a la población. ¿Más vale tarde que nunca?

Luego de más de 2 hs de exposición y una hora más de conversación que mantuvimos con la Ministra Fernanda Ávila y con la directora Teresita Regalado en el mismo lugar, queremos expresarle a toda la gente nuestra preocupación por la manera en que el Ministerio de Minería y la Empresa Galaxy, desconocen y ningunean a nuestra Comunidad Indígena.

En primer lugar, el “Resumen Ejecutivo” que se presentó y en el cual se basa el proyecto, incluye 4 (cuatro) mapas en los cuales se desconocen y se niega nuestra presencia en el territorio. No se han considerado nuestros Puestos, nuestras Haciendas y lugares de pastoreos. Los mapas no respetan el censo de nuestra Comunidad Indígena y deciden arbitrariamente qué zonas serán afectadas. Estas irregularidades son inadmisibles, puesto que generan falsa información sobre las áreas de impacto e influencia del Proyecto Sal de Vida. En una palabra: de acuerdo a los documentos del Ministerio de Minería nuestra Comunidad Indígena no existe. Todas las notas dirigidas hacia nosotros no respetan nuestras autoridades, no se dirigen a nosotros como comuneros o caciques, ni siquiera como comunidad Indígena. Y si bien ayer las autoridades nos reconocieron estos puntos luego de las charlas, pretenden seguir adelante con la Consulta.

El intendente de Antofagasta, Julio Taritolay, no puede ocultar su preocupación por el Agua.

En segundo lugar, los ingenieros de la empresa Galaxy arbitrariamente intentaron confundir al pueblo de Antofagasta respecto al tema más sensible para nosotros: el Agua.

Primero, afirmaron que solo tomarían agua subterránea y que eso no afectaría el agua superficial del río. Sin embargo, cuando les dijimos que al componer toda una sola cuenca no se puede sacar agua subterránea sin afectar a todo el conjunto del rio, ellos afirmaron que sacan a una distancia de 200 mts. y que no generará daños. Sabemos con certeza que eso es mentira y que además actualmente sacan agua a 70mts del río del pozo SVWF-12-20.

Los Ingenieros de Galaxy Lithium, a cargo de la presentación del Proyecto Sal de Vida, enredados en sus mentiras.

Toda la exposición sobre el uso del agua fue confusa. Negaron que las tomas de agua van a afectar el río, a pesar que tenemos información técnica de que no se puede afectar las aguas subterráneas sin afectar toda la cuenca. Por las investigaciones independientes que hemos solicitado desde la Comunidad, sabemos que cualquier toma de agua, subterránea, de pozos, o superficial, va afectar de manera drástica toda la cuenca del Río Los Patos. La empresa mintió públicamente sobre este punto.

Teresita Regalado y el equipo de Minería y Ambiente.

En tercer y último lugar, lo más importante y fundamental para una consulta y una audiencia es que los vecinos y vecinas podemos contar con toda la información de manera transparente, clara y ANTICIPADA. Ayer, la Ministra Ávila y las autoridades presentes reconocieron públicamente que, recién el día 21 de octubre habían puesto a disposición en la Villa, un bibliorato de más de 9 mil folios. Dicha práctica es vergonzosa y una falta de respeto. Es imposible para cualquier vecino poder entender algo de toda esa información. Las mismas integrantes del ministerio afirmaron no poder comprender todo ese expediente.

La Secretaria del Ministerio de Minería mostrando los biblioratos de “información” para los vecinos. “¿Cómo?¿No los leyeron? Tuvieron una semana.”

Ante esta triste realidad, donde el gobierno y las empresas nos quieren tomar por tontos, nos faltan el respeto y hasta niegan nuestra misma presencia y existencia en el territorio, nos preguntamos:

¿Cuál es el sentido de estas Charlas? ¿Puede haber una consulta genuina si niegan la existencia de las comunidades indígenas que habitamos el territorio y que seremos las principales afectadas? ¿Cómo podemos confiar en una empresa y un ministerio que nos miente y nos confunde?

Por todo esto, desde la Comunidad Indígena Atacameños del Altiplano exigimos que se detengan estas Audiencias hasta que se garanticen condiciones verdaderas y reales para que nuestro pueblo pueda decidir sobre su futuro.

Fotos de Sofía Bensadon y Débora Cerutti para Asamblea Pucara.

DICTADURA MINERA

Las Empresas y el Estado aliados contra el pueblo

La DIPGAM (Dirección Provincial de Gestión Ambiental Minera) tiene una nueva directora, (otra vez) es Antonella Velazco. Lo que nos sorprende es que hace un tiempo atrás esta funcionaria había dejado este mismo cargo para trabajar junto a la ONG EcoConciencia (1). Pero ojo, a no confundirse. Esta ONG, lejos de tener algo que ver con las palabras que lleva su nombre (Ecología y Conciencia), de la mano de un personaje oscuro como Tarraubela, trabaja junto a las empresas mineras promoviendo “Mesas de Diálogo”, donde buscan obtener la licencia social que necesitan los proyectos mineros, o por lo menos hacer creer a la opinión pública que los gobiernos y las empresas están interesados en lo que la gente piensa y necesita.

Algo similar pasó con Italo Francile, ex director de DIPGAM, que ahora trabaja como subgerente de medio ambiente, higiene y seguridad para la empresa minera POSCO (2). Ésta avanza con su proyecto de litio sobre el Salar del Hombre Muerto, poniendo en riesgo la continuidad de la vida en la región de la Puna, como las demás empresas que pretenden extraer el agua del río Los Patos.

¿Cómo puede ser que los funcionarios responsables de controlar los impactos ambientales y autorizar el avance de los proyectos mineros trabajen para las empresas y fundaciones aliadas?

Lamentablemente ya conocemos la respuesta, esta alianza contra los territorios y sus habitantes intenta imponer una política económica y un discurso único, pero desde los pueblos que defendemos la vida, una vez más decimos NO.

#FueraMinerasDeNuestroTerritorio
#BastaDeDictaduraMinera
#ElAguaValeMasQueTodo

  1. https://www.catamarcactual.com.ar/informacion-general/2020/9/3/record-de-inscriptos-en-la-mesa-de-dialogo-por-agua-rica-205565.html
  2. https://www.elesquiu.com/sociedad/2021/6/12/medio-ambiente-gestiona-recursos-con-posco-para-el-emplazamiento-de-un-nuevo-modulo-de-captura-esquila-de-vicunas-en-antofagasta-de-la-sierra-399744.html

Conversatorio Agua, Biodiversidad y Cambio Climático

ANTOFAGASTA RESISTE – Proyecto Madre Agua

En este encuentro virtual pudimos profundizar en los diferentes impactos ambientales y sociales que son consecuencia de la extracción de litio en los salares altoandinos, provocados por el avance de la megaminería evaporítica. Por un lado creemos fundamental visibilizar esta problemática, ya que la realidad de los pueblos y los ecosistemas circundantes a estos proyectos es sumamente contrastante con el discurso de la “energía limpia”, que llevan adelante gobiernos y empresas, para convencer a la opinión pública. Por otra parte, es de vital importancia que los pueblos y comunidades indígenas que habitan en la región puedan afianzarse en prácticas que permitan la defensa de su territorio y de su derecho al agua.

LA MINERÍA SUSTENTABLE NO EXISTE

21 de junio del 2021
Año Nuevo en el Sur global
comunicado de las ASAMBLEAS DE PUCARA

Ahora la llaman “minería sustentable”, en los discursos políticos, en las noticias y en la Universidad. ¿Pero qué es lo que entienden por sustentable los gobiernos? ¿Puede ser sustentable la contaminación de la tierra, el agua y el aire, el saqueo de los bienes comunes, el despojo a los pueblos y comunidades indígenas, la destrucción de los ecosistemas y de las economías regionales, la sequía de los humedales de altura, el agotamiento de vegas y ríos? ¿Para quiénes representa una ganancia el oro, el cobre y el litio?

En Antofagasta de la Sierra una sola empresa (FMC-Livent) secó la vega del río Trapiche y contaminó la laguna Catal. ¿Cómo puede ser sustentable que haya cinco (!!!) empresas pretendiendo extraer agua dulce del río Los Patos?

En Andalgalá las explosiones generan nubes de polvo en el cerro, muy cerca de los glaciares y de las nacientes de los ríos, mientras el agua sale marrón de las canillas. ¿Cómo puede ser sustentable el proyecto MARA (Minera Agua Rica Alumbrera) en el Aconquija?

Para los pueblos que vivimos cerca de las explotaciones de megaminería, en las montañas o en los salares, la situación es muy clara. Nos toca ver bien de cerca la impunidad con que se mueven las empresas en alianza con los gobiernos de turno, nos toca sufrir en el cuerpo la violencia y la injusticia. Sabemos que cuentan una mentira tras otra, dicen que nos consultan, pero nunca lo hacen, dicen que habrá trabajo, pero es escaso, precario e insalubre, dicen que vendrá el progreso, pero lo único que llega es pobreza y muerte.

Porque queremos cuidar el agua y la tierra para la vida, por nuestros hijos y por las futuras generaciones. PORQUE SOMOS EL TERRITORIO.

Oximoron

#FueraMinerasDeNuestrosTerritorios
#ElAguaValeMasQueTodo

“SON LAS MINERAS O SOMOS NOSOTROS, NO TENEMOS OTRA SALIDA”

“¿Por qué nos tienen que poner en este tipo de situaciones? ¿Por qué tenemos que venir, sábado a sábado hace 11 años, caminando para que nunca se nos escuche? Hasta el cura hace lobby para las mineras. Pero no estamos cansados. No vamos a aflojar. O son las mineras o somos nosotros, no tenemos otra salida”, dijo Rosa Farías, en el marco de la caminata 586 para defender el #agua, el #ambiente y la #vida en Andalgalá.

✊?Hoy salieron en libertad lxs compañeros detenidxs en Andalgalá. Sin embargo, siguen judicializados, con causas penales en trámite, las cuales están llenas de irregularidades desde su inicio, en el cual intervino la fiscal minera Soledad Rodríguez.

⚠️Ahora, vamos por la LIBERTAD DEL CERRO, porque los medios no cuentan que, mientras había 12 personas detenidas, Yamana Gold seguía subiendo máquinas al Cerro Aconquija a pesar de que la Ley de Glaciares prohíbe la explotación minera en la zona, que hay una Ordenanza vigente que prohibe la mega minería en el lugar y que en el proyecto MARA (Minera Alumbrera – Agua Rica) no se realizó la audiencia pública de manera legal. Seguimos, unidxs y con más fuerza que nunca.

?? @radioelalgarrobo

La persecución en todas sus formas

Las luchas territoriales, además de las dificultades y dolores de toda lucha, tienen la gravedad de atravesar todos los planos, momentos y ámbitos de la vida. Cuando esa lucha se sitúa en un pequeño pueblo, en una economía precaria, en vinculados afectivos entrelazados y cruzados entre un bando y otro, las situaciones de violencia tensan la vida hasta el más fino de sus hilos.
Esta crónica, difícilmente se acerque a ese hilo, posiblemente no logre transmitir el aire denso que se respira en las casas de cada asambleísta, su estado constante de nervios y de alerta, la mirada clavada en la puerta ante el miedo de la policía, las cortinas cerradas en pleno día, las voces hablando bajo, casi en susurros, la desconfianza entre vecinos. Tal vez nada de eso se transmita en esta crónica, pero quienes saben de la lucha territorial, quienes saben de las luchas sociales y la defensa de la vida, quienes saben de la larga historia de persecuciones y violencias del extractivismo y sus gobiernos cómplices contra nuestras vidas, sabrán, que aunque no logremos nada de eso, esta es una crónica necesaria.

(Imágenes de Marianela Gamboa)

1. La persecución histórica

La minería es por excelencia el eje conductor del saqueo histórico en nuestra tierra, desde el período colonial hasta el presente. La instalación de la mita y el yanaconazgo, como prácticas de violencia y control, fueron fundamentales para que se hiciera posible el sometimiento de los pueblos originarios de Latinoamérica.

Hoy las cosas no han cambiado tanto, donde existe megaminería, hay un historial de represiones y aprietes a quienes no dan licencia social a estos proyectos de muerte. Donde hay megaminería hay una histórica suspensión del estado de derecho, una instalación de prácticas de despojo, de explotación y opresión al pueblo. Toda esa historia de megamineria y violencia puede evidenciarse en la memoria viva de la Asamblea El Algarrobo.

Es este el contexto donde se ubica la actual violación de los DDHH de lxs compañerxs que empezó antes del último sábado. Desde los bloqueos que se sostuvieron el 22 de marzo, la presencia policial constante, el amedrentamiento, el hecho de que quisieran tomar datos de asambleístas de manera ilegal, y el rechazo del habeas corpus preventivo, dan cuenta de lo que se venía gestando previamente a la caminata del sábado. Más aún, en la semana previa, dos compañerxs fueron atropelladxs por un proveedor minero en uno de los bloqueos. ¿Cuál fue el accionar de la justicia para garantizar los derechos de nuestros compañerxs? Ninguno.

Pero el saqueo y la explotación es la mitad de la historia, la otra mitad, la más importante y fundamental, es la de resistencia. Tal como la expresa la Asamblea: “No se puede disciplinar con miedo a un pueblo que es heredero de Juan Chelemín”. La resistencia Calchaquí fue la más larga y más férrea de toda la conquista. 130 años les tomo a los españoles desterrar a los diaguitas y calchaquíes de sus huaycos y quebradas para instalar las primeras ciudades españolas en el siglo XVII. Esas voluntades de expulsión y despojo se personalizan en las empresas transnacionales como Yamana Gold y Barrick Gold, de igual manera que las resistencias diaguitas y calchaquíes se hacen memoria viva en los integrantes de la Asamblea, en su radio y su árbol, en sus bloqueos y paradas, en sus tambores y caminatas.

2. La persecución legal

Para los integrantes de la Asamblea El Algarrobo, la persecución legal no es una novedad. La sufrieron en anteriores ocasiones, causas inventadas, testimonios que luego devinieron falsos, pruebas etéreas, y siempre, pero siempre, jueces amigos dispuestos a llevarlas.

Sin embargo, lo que se vivió esta semana fue diferente, en su magnitud, en su despliegue, en su violencia y, a medida que pasan las horas y llega la información, en su innegable ilegalidad. De los 12 detenidos, a esta hora, viernes a la noche, 4 se encuentran con detención domiciliaria y los 8 restantes en la comisaría de Andalgalá.

Los primeros testimonios, los que más circulan, son los de los familiares de detenidos en los momentos de cada allanamiento. El lunes a partir del mediodía, se instaló la tensión y el clima represivo. Horas más tardes, empezaron a llegar a la puerta de cada vecino con un despliegue nunca visto de camionetas policiales, grupo de choque KUNTUR, uniformados con escudos y escopetas largas. Cuarenta uniformados por cada vecino, en detenciones sin orden judicial presentada in situ, tal como denunció públicamente la familia de Oscar Martearene.

Walter Mansilla, reconocido por su labor fotográfica y comunicacional para la Asamblea fue brutalmente golpeado. Su casa destruida, las puertas, la cocina, los murales en su casa. El “Ají”, así es como todos lo conocemos a Walter, se llevó la peor parte. Delegados de justicia pudieron intervenir el miércoles para que lo atendieran médicos y lo revisaran, constatando las gravísimas lesiones. Esto, confirmado off de record de primera fuente, fue negado de manera irresponsable e hipócrita por el secretario de derechos humanos de la provincia de Catamarca, Hernán Velardez Vaca. Para un desprevenido, eso podría para ser “increíble”. Pero aquí, en una provincia donde los fiscales que persiguen a los ambientalistas, son abogados públicamente declarados pro-mineros, no hay lugar para ingenuidades ni para incredulidades. Lo que hay es una cómplice negación, una ceguera condicionada por el vínculo incuestionable entre gobierno, justicia y empresa.

Además de la golpiza a Walter Mansilla, los veedores y funcionarios que viajaron de la Ciudad de San Fernando hasta Andalgalá, tuvieron que realmente esforzarse para negar el desconocer el testimonio de la Familia Paz que relató cómo pusieron de rodillas a un niño de 8 años con las manos en la nuca, o el testimonio de la familia Martearene donde tuvieron a una menor de 15 años tirada en el suelo bajo los gritos de la policía, en el contexto de requisas absolutamente violentas y por fuera de cualquier garantía de derechos.

Sara Fernández, otra de las detenidas, fue golpeada por una mujer policía que, como aseguraran familiares y vecinos, “es parte de la policía que vino de la ciudad”.

Esto, es apenas el inicio de una causa que presenta incongruencias y violaciones, tanto a derechos humanos como a garantías constitucionales desde el inicio al final. De la información, también off de record que ha surgido de las primeras revisiones del expediente, la mayor parte de las “prueba” con la que se cuenta son “declaraciones testimoniales”, obtenidas de empleados de la empresa, integrantes de una fundación prominera y vecinos casualmente vinculados a la minera. Estos testimonios abundan en ambigüedades, descripciones poco claras, declaraciones de intencionalidad y absolutamente, ninguna prueba concreta.

En este contexto, el desempeño de la Fiscal Soledad Rodríguez, debería ser objeto de una investigación independiente y profunda. Para la Corte Interamericana de Derechos Humanos como para buena parte del derecho contemporáneo, la privación de la libertad es la última herramienta en el inicio de un proceso de investigación, y no la primera, como parece creer Rodríguez. Este uso irracional de la medida de coerción que implica la privación de libertad, se vuelve más drástico cuando se tiene en cuenta la particularidad de los casos, a saber, personas con arraigo comprobado, un contexto que impediría cualquier tipo de entorpecimiento de la investigación como la posibilidad de “escape” de los acusados.

No hace falta esperar más presentaciones, ni seguir escuchado a fiscales, jueces o ministros; la convicción de los familiares, la convicción de los asambleístas es clara respecto de lo que está sucediendo: un proceso de criminalización de la lucha social, de hostigamiento y persecución legal, de amedrentamiento, que es tan alevoso como autoritario.

3. La persecución cultural y cotidiana

Como ha transmitido siempre la Asamblea, la lucha no es esencialmente contra Agua Rica, es una lucha cultural y ancestral por el derecho al territorio, a la cultura, a los modos de vida locales. Una lucha por el agua, el agua que es vida para nuestros campos, nuestras plantas, animales y nuestrxs propios cuerpos.

Por ello, quienes están en este momento privadxs de su libertad son personas valiosas no solo para la lucha, sino también para el entramado cultural del pueblo: se trata de artistas, músicos, luthiers, artistas gráficos, militantes, trabajadores, artesanxs, montañistas. Son los andalgalenses que crían y alimentan la forma de vida pacífica y en armonía con la naturaleza que deseamos y construimos.

Es preciso entonces subvertir la lógica de la estigmatización de unxs cuantxs, la demonización de individuos, la criminalización de un par. Es el pueblo el que está haciendo de la plaza su trinchera hace casi 600 sábados, en defensa de los bienes comunes, de su cultura ancestral y de su territorio en todas las dimensiones.

La historia de este conflicto es larga, de su resistencia más todavía, pero lo sucedido estas ultimas semanas puede tener un origen concreto, la única mecha que prendió Asamblea El Algarrobo es la difusión de las imágenes de las máquinas perforadoras que ilegalmente pasaron a espaldas del pueblo, rumbo al Sagrado Nevado del Aconquija. Esa mecha es la que todavía arde y es la que va acompañar bien en el interior de su cuerpo a cada vecinx en la caminata de esta tarde.

Gabriela – Prensa Asamblea El Algarrobo
Manuel – Prensa Asamblea Pucará